23Ene

El cambio climático y la energía en los negocios

Alguna vez, Mahatma Gandhi dijo que en el mundo hay suficiente para las necesidades del hombre, pero no para su avaricia; hoy en día esta avaricia ha rebasado ya los límites de todo aquello que se nos dio desde antes de nacer, y aunque ya vimos los resultados de dicha mezquindad, las peores consecuencias están por llegar.

El mismo día que Donald Trump tomó posesión de la presidencia de Estados Unidos de América, las secciones dirigidas a los derechos de la comunidad LGBT y el cambio climático en la página de web de la Casa Blanca, fueron removidas. Parece algo ridículo pensar que China inventó esta situación climatológica para perjudicar a uno de los países más importantes del mundo, pero esa es la mentalidad del nuevo presidente afectará a planeta más de lo que imaginamos.

Existe una frase que dice: “En tiempos de crisis, unos lloran y otros venden pañuelos”. Esta es la mentalidad de los emprendedores ante las situaciones a las que nos enfrentamos diariamente, es la mentalidad que los lleva a ser exitosos.

¿De qué manera esta situación al mundo empresarial?

La Ley General de Cambio Climático pide a las empresas que más CO2 generan a realizar un inventario de sus emisiones para después reconocerlo ante el Registro Nacional de Emisiones. Pero más allá leyes y registros, la oportunidad de negocio es inmensa. Tan sólo en México existen alrededor de 50 empresas de energía renovable.

En el sitio web de Expansión existe una nota sobre el periodista McKenzie Funk, que escribió el libro ‘Windfall’, donde platica sobre una empresa que transporta agua dulce de los glaciares hasta la costa californiana, y de un banquero de Wall Street que compró 404,685 hectáreas en Sudán para cuando ocurra una crisis alimentaria.

Tanto empresarios con experiencia como startups han tenido ideas de negocio con base en la situación mundial ecológica actual, desde la fabricación, instalación y distribución de paneles solares B2C o B2B, hasta la fabricación de grandes plantas fotovoltaicas que requieren de varios millones de dólares para su creación.

Después de todo, sea cual sea el medio y de donde provenga, la finalidad de un negocio siempre será la misma, pero en este sector la vertiente es diferente y se logra un beneficio que a pasos cortos ha logrado avances a favor de la Tierra.

Deja un comentario